Blog,  Opinión

Microsoft, la nube y su amor por Linux

Desde hace unos meses, Microsoft parece haber cambiado su postura respecto al entorno Linux. Desde abrir sus patentes como exFat hasta liberar el código de la aplicación de Calculadora (una locura).

Aunque es cierto que antes de que se pusieran la mano en el pecho para “abrazar el código abierto”, ya había aplicaciones de Microsoft corriendo en sistemas Linux, como el archiconocido Skype; pero parece que el compromiso de Microsoft con el pingüino no termina de fraguarse y todo queda en pinceladas superficiales y nube, sí, mucha nube.

Microsoft Edge Chromium llegará a Linux

Durante estos días, la propia Microsoft, ha confirmado los rumores que llevaba arrastrando meses: El nuevo Microsoft Edge basado en Chromium tendrá versión para linux. Por un lado lógico, pero por otro lado ¿útil? Los de Redmond no son de los más queridos por la comunidad, muchos vienen “huyendo” de Windows, otros la critican por sus decisiones y acciones y otros tantos la odian porque sí. Por lo que nos vuelve a asaltar la pregunta ¿Es útil un desarrollo de Edge Chromium en linux?

Los más puristas siguen encadenados a Firefox, Chromium (en raras ocasiones) u alternativas como Brave, el resto nos hemos dejado absorber por el todopoderoso Chrome y su dominio absoluto de la web. En este panorama, qué nos puede ofrecer Microsoft que no tengamos ya. Que no se me mal interprete: “¡Bienvenido seas Edge! Pero lo tienes difícil”. En lo personal llevo meses trabajando en mis sistemas Windows con la beta de Microsoft Edge y he de decir que corre a las mil maravillas (ya era hora), pero me deja ese regustillo a Chrome con otra skin, en otras palabras: En vez de dar mis datos a Google, se los doy a Microsoft y ya, no hay nada más palpable. Ni siquiera la extensión de Windows defender es exclusiva.

Un navegador predeterminado en Windows que fuera funcional era totalmente necesario y por el bien de todos, esperemos que tenga el suficiente público, apoyo y novedades (Exclusivas) como para que Chrome se baje de su trono de poder (a un lado queda firefox y esperemos que siga dando guerra). Pero como usuario obligado de Google y su ecosistema (Es lo que tiene depender de Android) no me veo en la necesidad de utilizarlo, más allá de a nivel corporativo con cuentas de Microsoft/Outlook.

Visual Studio Code y la nube

Otra noticia que saltaba estos días es que Visual Studio Code ya tiene una versión en la nube. Visual Studio Code es mi editor de código favorito, sí, no me peguéis; por encima de Atom, Brackets y Sublime. Es multiplataforma, repletito de plugins y si no te quieres comer la telemetría y buscas algo 100% abierto, puedes compilarlo desde GitHub o coger el Flatpak de Flathub. Pues resulta que ahora va a tener una versión totalmente online, basado en Azure. Su precio: gratuito; eso sí, lo que no es gratuito es el alojamiento en la nube de Microsoft, sin embargo y gracias a GitHub y su compatibilidad con Visual Studio, podemos trabajar de forma gratuita desde él. A título personal, no creo que lo use, pero seguro que a más de uno le saca del apuro en algún momento.

Nube, nube y más nube… Muchos concuerdan (y yo me uno al barco) de que Azure es el responsable del repentino interés de Microsoft en Linux y es que el mercado de servidores sigue siendo del pingüino y no tiene pinta de cambiar. De ahí que nos traigan IDEs de programación, navegadores web, Skype, posiblemente Microsoft Teams, etc. Es decir, el ecosistema de colaboración de Microsoft, todo ello, basado en su nube que corre sobre (adivinad…) ¡Linux!

Yo solo espero que Microsoft siga contribuyendo aunque solo sea con su software, al pingüino y que haber si por fin, algún día de estos, en vez de traernos otro navegador más que no aporta nada nuevo; nos traen Visual Studio, Microsoft Office o OneDrive.

Por soñar, que no se diga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *