Blog,  Opinión

Edición de vídeo en Linux

Es bien sabido que Linux no es el más popular del colegio y por ello, muchas de las grandes herramientas, entre ellas toda la suite de Adobe (que para muchos es innegociable) no están disponibles para la plataforma. En este post vamos a ver el flujo de trabajo que sigo yo para trabajar desde Linux en vídeo.

No voy a entrar en debate sobre que distro es mejor o peor y tampoco nos vamos a engañar, la referencia del sector a día de hoy es RHEL o su versión gratuita y comunitaria: CentOS; por supuesto puedes usar otras, desde Archlinux o Manjaro (que personalmente no recomiendo por tema de compatibilidad* y si, establididad) hasta Ubuntu o Linux Mint, sin duda, de las más populares.

Si necesitas hacer alguna consulta sobre compatibilidades o si estás al día, siempre puedes recurrir a la VFX Reference Platform.

Yo personalmente utilizo Debian, ya que me proporciona un entorno estable, sólido, relativamente fácil de configurar y estoy bastante alineado con las dirección del proyecto. Así que este post estará escrito y pensado para un usuario de Debian o derivadas: Ubuntu, Linux Mint, PopOS…

Adobe y Creative Cloud

No, Adobe Creative Cloud no está disponible para Linux ¿El motivo? No interesa. Linux está demasiado fragmentado y aunque CentOS sea la referencia en producción audiovisual, parece que Empresas como Epic Games, Unity o Valve apuestan más por Ubuntu y como es obvio, atender a la innumerable cantidad de distros que hay es impensable. Adobe se respalda en la cuota de mercado a pesar de la insistencia de la comunidad en sus foros ¿Alternativas? Las hay ¿Igual de buenas? No siempre.

Personalmente, no soy un gran fan de Adobe ¡Ojo! sus herramientas son excelentes, por no decir las mejores; pero lo intrusiva que es su nube impuesta y la ingente cantidad de procesos que corre de fondo sobre Windows aún con las aplicaciones cerradas, no es ni medio normal. Por lo que también entiendo que sea más complicado portear todo eso a linux, con la reticencia que suele tener la comunidad a este tipo de cosas.

Photoshop, Illustrator y Lightroom…

Gimp, Inkscape y Darktable

No nos engañemos, están a años luz de sus parientes de Adobe tanto en herramientas como en diseño. Gimp es una solución potente, pero no solo carece de CMYK (a priori innecesario para nuestro fin) sino que también el manejo del programa se hace en muchas ocasiones tosco, incómodo e incluso carente de opciones. Quiero querer a Gimp, pero a veces Gimp no se deja querer. A ver si la fundación de Gnome se pone un poco las pilas y más después de las donaciones tan grandes que recibieron no hace mucho de $1.000.000 y $500.000.

El gran contra que vamos a encontrar en el apartado de tratamiento de imágen es la ingesta de .EXR por parte de Gimp, que directamente es inexistente.

Inkscape es un software extraordinario, pero tiene un gran pero: Su interfaz, la primera vez que abres inkscape te entran ganas de comprar la Suite de Adobe; por lo demás, excelente y a mi parecer una gran alternativa a Illustrator. Es una herramienta madura, que a pesar de no estar aún en su versión 1.0, lleva entre nosotros desde 2003.

Darktable por otra parte, funciona, sin más. Obviamente no es Lightroom pero es muy completo, su tratamiento de RAW es bastante eficiente y no echo en falta ninguna herramienta en especial; también he de añadir que no soy ningún experto en Lightroom, pero para el uso que le daba, me sobra ¿Como gran pero? La gestión de la biblioteca es muy pero que muy tosca.

After Effects y Premiere Pro

Aquí es donde empieza el auténtico debate, en el editor de vídeo. Digámoslo claramente, no hay alternativa a After Effects. Es EL EDITOR de motion graphics y punto, no hay otro y desde luego, no hay alternativa en Linux.

En cuanto a Premiere Pro, el debate da para hablar. Podemos encontrar muchas alternativas libres: Pitivi, Shotcut, Kdenlive, Flowblade… e incluso, Blender, que seguramente estén en los repositorios de tu distro de confianza. Pero yo personalmente me decanto por Davinci Resolve.

Nuke y Davinci Resolve

Antes hablábamos de que After Effects era el único editor de motion graphics, sin embargo, y a mi parecer, After Effects tiene que dar paso a los mayores en cuanto a composición se refiere: Nuke

Nuke es el referente en la industria, es potente, MUY POTENTE, es una herramienta que puede soportar una carga de trabajo impresionante y que gracias a The Foundry, tiene version nativa en Linux. Además, Nuke tiene una versión no comercial limitada a FullHD (1080p), por lo que nos ahorraremos unos Euros en software.

Me voy a poner la capa de fanboy ahora mismo y voy a decir tajantemente: “El rendimiento de Nuke sobre linux sobrepasa al de Windows con creces“. Su instalación es más que sencilla, simplemente descarga el programa, descomprime el archivo y ejecuta:

sudo ./Nuke*.run

Nuke se instalará a la velocidad de la luz y listo para funcionar. Obviamente deberás tener los driver propietarios de nvidia instalados (Si es tu caso) y cuda. En debian es tan fácil como ejecutar:

sudo apt install nvidia-driver nvidia-settings nvidia-cuda-toolkit -y

Por otra parte tenemos a Davinci Resolve, también gratuito y por muchos años, el referente en lo que a coloración y etalonaje se refiere. También tiene su versión de Linux y podrás descargar de manera gratuita desde la web de Blackmagic. La única pega de Davinci Resolve es que no tiene CSD sobre Linux y para cerrar el programa tendrás que hacer CTRL+Q, por lo demás, el rendimiento es óptimo.

Podemos instalarlo igual que Nuke, con un:

sudo ./DaVinci*.run

Pero yo personalmente me decanto por la herramienta MakeResolveDeb de Daniel Tufvesson, en su web encontrarás todos los pasos. Davinci Resolve también requiere de drivers propietarios y cuda para funcionar.

¿Por qué elijo Davinci Resolve sobre Nuke?

Porque no me gusta tener 2 herramientas que hagan lo mismo. Davinci Resolve incluye Fusion, su propia versión Hacendado de Nuke y rinde bastante bien (obviamente no está al nivel de Nuke) y además “corrige” algo que no me gusta nada de Adobe, y es el fragmentar las herramientas, en otras palabras, es como si Adobe Prelude, Premiere Pro, After Effects y Media Encoder estuvieran en una sola App.

Es tan fácil como que desde el editor de Davinci Resolve, te vas a la pestaña de Fusion y entras en el entorno de composición. Nuke por su parte tiene Nuke Studio para la edición de vídeo, pero no termino que quedar satisfecho nunca con su propuesta y además, es una herramienta independiente.

Obviando la supremacía en tratamiento de color de Davinci Resolve y para finalizar, la exportación y renderizado final de archivos me parece más optimizada y user-friendly en Davinci.

El problema de h264

El gran problema de los editores de vídeo propietarios y Linux es uno de los más puñeteros, el soporte de h264, o en otras palabras: nuestros archivos .mp4 o .mov recién salidos de cámara.

Tengo entendido que la versión de pago de Davinci Resolve da soporte para este contenedor, sin embargo hay un flujo de trabajo para evitar el gastarnos unos dineros extras por una limitación estúpida: Nuestro amigo y vecino FFMPEG. Lo instalamos:

sudo apt install ffmpeg

Y os dejo por aquí una Cheatsheet para haceros la vida más fácil, la he compuesto a partir del trabajo de Chris.

Como es obvio, esta rutina va a llevar tiempo de procesado y espacio en disco y la rapidez con la que se conviertan los archivos dependerá totalmente del rendimiento de vuestro PC.

Entonces ¿Por qué Linux?

Por libertad, por gusto y por rendimiento.

Mi herramienta principal: Houdini, está disponible para linux y rinde considerablemente mejor que en Windows, entre un 10~30% dependiendo del benchmark que busques y a nivel usuario la siento más responsiva.

Otras herramientas como Maya también están disponibles, aunque aquí si que recomiendo 100% CentOS, porque configurar Maya en otra distro que no sea esa, es un infierno.

Si el uso de Linux en la industria es prácticamente un estándar no es porque sí, la facilidad con la que se pueden crear flujos de trabajo y cadenas de producción desde la terminal es pasmosa. Desde automatizar procesos hasta hacerte un pipeline casero.

Y recuerda: No Tux, no Bucks


*Compatibles son todas, el problema es que el flujo constante de actualizaciones que tienen estas distribuciones Rolling Release suelen romper librerías del software externo que utilizamos y dan dolores de cabeza a la larga. Y somos diseñadores y artistas, no ingenieros de software, por lo que cuando llegamos al PC, queremos que todo funcione sin necesidad de pasos adicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *